sábado, 28 de mayo de 2011

LAS HORTALIZAS BEBE

Son aquellas hortalizas cosechadas tempranamente sin que hayan tenido el tiempo suficiente para haber completado su ciclo de desarrollo, es decir, ya se encuentran listas para el consumo a pesar de que aún no alcanzan el tamaño comercial aceptado por el mercado.

Entre las principales hortalizas que son consumidas en estado tierno podemos encontrar: la lechuga, espinaca, apio, acelga, rabanito, nabo, zanahoria, zapallito italiano, etc.

Estas hortalizas tienen un mayor valor nutricional que las cosechadas a mayor edad, porque presentan una mayor concentración de los nutrientes y además  pueden ser rápidamente asimiladas por el organismo evitando que este gaste más energía de la necesaria en realizar la digestión.
Caigua bebe lista para la cosecha

Se debe diferenciar las hortalizas bebe de las hortalizas miniatura porque las primeras son cosechadas en estado tierno cuando aún no alcanzan su madurez comercial en cambio las segundas son cosechadas cuando han madurado totalmente, pero presentan como característica resaltante su tamaño reducido, el cual es propio de variedades seleccionadas que producen tallos, hojas o frutos de menor tamaño, como los tomates Cherry por ejemplo, los cuales han completado su desarrollo totalmente pero tiene tamaño pequeño.
También se debe diferenciar las hortalizas bebe de los germinados, pues estos últimos son cultivados sin utilizar tierra y además su periodo de cultivo es de una semana como máximo.

 Cosecha de plantas de nabo para el consumo como hortaliza bebe

Manejo del cultivo
La mayor parte de las labores de cultivo son similares a las de las hortalizas normales; las diferencias se basan en el distanciamiento de siembra, pues al no alcanzar grandes tamaños se pueden utilizar distancias más cortas entre plantas, las que pueden variar entre 2 – 3 cm. dependiendo de la especie con excepción de las hortalizas de fruto (zapallito italiano, caigua, etc.) que deben mantener su distanciamiento normal.

Para el abonamiento del suelo se debe tener en cuenta que estas plantas van a permanecer en el campo por un corto periodo de tiempo, por ello se debe utilizar un abono que sea rápidamente asimilado por las raíces de las plantas, el humus de lombriz cumple con estos requerimientos por lo que se aplica en dosis de 1 – 2 Kg. por m2 de suelo.

Se debe de evaluar permanentemente la parcela, pues al haber mayor cantidad de plantas por unidad de área se crean las condiciones para el ataque de gusanos comedores de hojas, para su control se pueden utilizar preparados caseros a base de ortiga, rocoto, ajo, etc. Asimismo, se debe manejar el riego pues estas condiciones también favorecen el desarrollo de pudriciones por la presencia de hongos; para evitarlo se pueden aplicar preparados a base de cola de caballo, bicarbonato de sodio, etc.

El momento óptimo de cosecha depende del consumidor de acuerdo a su gusto, sin embargo, se debe recordar que mientras más tiernas sean estas hortalizas serán más nutritivas. También se puede obtener hortalizas bebe cuando se realiza el desahíje en el biohuerto (extracción del exceso de plantas para evitar competencia entre ellas), aproximadamente entre las 2 – 4 semanas de cultivo.

Los momentos de cosecha para algunas hortalizas bebe pueden ser:
Acelga: 1 mes
Apio: 2 meses
Espinaca: 1 mes
Lechuga: 1 – 2 meses
Nabo: 2 – 3 semanas
Rabanito: 2 – 3 semanas
Zanahoria: 4 – 6 semanas

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  1. LOS GERMINADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario