sábado, 21 de noviembre de 2015

PREPARACIÓN DE CABEZAS DE CEBOLLA CHINA PARA LA SIEMBRA

La cebolla china es una hortaliza muy apreciada dentro del biohuerto por su facilidad de cultivo durante todo el año (en Lima) y además, dado su tipo de crecimiento erecto o vertical no produce competencia por el espacio con otros cultivos hortícolas.

Restos de cocina de cebolla china
La cebolla china se propaga o multiplica de dos formas; la primera es de forma sexual a través de semillas, las cuales son relativamente difíciles de conseguir, además desde la siembra hasta la cosecha hay un periodo de entre 5 – 6 meses y por otro lado se encuentra la forma asexual, a través de los bulbos o cabezas, los cuales son mas fáciles de conseguir y crecen mucho mas rápido, pues desde la siembra hasta la cosecha pueden transcurrir entre 3 – 4 meses. De allí la importancia de saber preparar estos bulbos para ser usados como semillas y así obtener una cosecha en el menor tiempo posible.

La siembra directa de estos bulbos así como los recibimos o encontramos no es siempre exitosa, pues estos se pudren y no brotan del suelo, por ello, es necesario realizar algunas actividades previas a la siembra como son:

Corte de raíces 
Al recibir los bulbos cortados de entre 3 – 5 cm. de tamaño (a mayor tamaño mayor posibilidad de brotamiento) es necesario cortar el exceso de las raíces con unas tijeras, esto se realiza porque dentro del suelo húmedo los bulbos van a formar nuevas raíces, por lo que las antiguas van a dejar de ser funcionales y van a morir, marchitándose y pudriéndose, de modo que pueden atraer hongos y bacterias que pueden infectar a las plantas. El tamaño de las raíces que se debe dejar en los bulbos no debe ser mayor de 0.5 cm.

Lavado de cabezas 
Después de cortar las raíces, se pueden separar las cabezas en grupos de 2 – 4 bulbos, para tener mayor cantidad de plantas, aunque se debe tener en cuenta que mientras mas bulbos pegados o unidos se siembren, habrá mayor probabilidad que prendan y que enraícen mas rápido.

Es bueno lavar las cabezas de cebolla china para eliminar los excesos de impurezas como tierra, piedras, paja y la presencia de plagas pequeñas (Chinches, gusanos, etc.) El lavado consiste en el remojo en agua por algunos minutos, luego se refriegan ligeramente los bulbos para facilitar la extracción de tierra, siempre evitando que se separen. Al final se extienden los bulbos sobre un plástico o sobre hojas de papel periódico ubicados en un lugar que no reciba la luz directa del sol (bajo un techo) por 4 – 5 días, de modo que se deshidraten, es decir que pierdan humedad y se cierren las heridas causadas por los cortes de las hojas y raíces. Este secado es importante porque va a ayudar a la cicatrización o curado de los bulbos de forma natural y se va a evitar el ingreso de microorganismos o plagas dañinas; además al sembrar los bulbos ligeramente deshidratados se va a reducir el problema de las pudriciones las cuales son ocasionadas por el exceso de humedad del suelo, de los bulbos y del ambiente (lluvias o neblinas).

Secado y brotamiento de cabezas
Con el paso de los días, incluso a partir del primer día, se va a observar que los bulbos empiezan a desarrollar nuevas hojas las cuales van a crecer buscando la luz por lo que se pueden deformar si es que nos tardamos en sembrarlas; por ello, se recomienda  sembrarlas como máximo después de 5 días de secado y brotamiento. Durante este periodo se deben eliminar las cabezas que empiecen a desarrollar una masa algodonosa blanquecina o se pudran, porque indicarían la presencia de hongos o bacterias.

Siembra y emergencia de hojas





Para realizar la siembra se debe hacer un agujero de 5 cm. de profundidad en la zona húmeda del suelo y colocar los bulbos de modo que se puedan tapar con la tierra, es decir que estén bien cubiertos. Después se deben realizar riegos ligeros cada 3 – 5 días dependiendo del clima, así empezarán a brotar las hojas y se formarán nuevas plantas de este cultivo.

viernes, 20 de noviembre de 2015

CULTIVO DE HIERBALUISA

Las características del manejo y crecimiento en esta entrada están referidas para la ciudad de Lima - Perú y van a ser diferentes si se desea imitar  su cultivo en otras ciudades del Perú o de otros países.
_________________________________________________________________________
Algunos datos técnicos del cultivo de hierbaluisa son:
Nombre científico: Cymbopogon citratus
Familia: Poaceae

Características:
Es una planta herbácea que posee inicialmente un rizoma (raíz reservante) de color blanquecino del cual emergen los tallos con hojas delgadas, alargadas y de color verde oscuro; luego del corte o la cosecha empiezan a formarse y a alargarse varios tallos laterales a partir del rizoma, estos tallos crecen en forma vertical, al final la planta puede alcanzar hasta 2 m. de altura dependiendo de la frecuencia de los cortes. Casi todas las partes de esta planta despiden un aroma agradable, lo que las convierte en un insumo para dar sabor a las bebidas. Las flores son de tamaño pequeño y de color crema, estas se forman en grupos sobre un tallo alargado, el conjunto de flores se denomina espiga; al secarse las flores se forman las semillas.

Condiciones de cultivo:
Requiere de suelos bien preparados (sueltos), de profundidad media (30 – 50 cm.) y mezclada con buena cantidad de abonos (compost, humus de lombriz, etc.)

Las mejores condiciones ambientales para su crecimiento se desarrollan en climas cálidos (donde las temperaturas mínimas son de 15°C y las máximas de 28°C.). Un exceso de calor produce la floración excesiva, reduciendo la cantidad y calidad aromática de las hojas.

Requiere de abundante cantidad agua durante todo su cultivo, en especial después de cada cosecha para estimular el brotamiento y crecimiento de los tallos y hojas; una carencia de riegos puede ocasionar una floración prematura, además de reducir el tamaño y la cantidad de las hojas.

Cosecha:
Empieza aproximadamente a los 100 días después de la siembra de los rizomas. El momento de cosecha depende del criterio del cosechador, pues algunos prefieren consumir las hojas tiernas debido a que poseen una aroma mas intenso.

La cosecha se realiza con una tijera cortando la base de las hojas dejando la planta con 5 – 10 cm. de tamaño sobre el nivel del suelo. Se debe tener mucho cuidado al cortar las hojas porque sus bordes son muy afilados y pueden ocasionar cortes. Debe realizarse aproximadamente cada mes, debido a que esta planta puede crecer muy rápido si es que posee todas las condiciones favorables (buen abono, clima cálido, buena iluminación, riego, etc.)
Cultivo de hierbaluisa
_________________________________________________________________________
CRONOGRAMA DE LABORES DE CULTIVO
05 / Agosto 2015: Obtención de tallos laterales enraizados, preparación del suelo y siembra. (Día 0)
Para tener algunas plantas de hierbaluisa como borde de un biohuerto fui a la casa de un amigo que tenía esta planta en su jardín y me regaló varios tallos laterales, los cuales arranqué con ayuda de una lampa de mano escarbando hasta el rizoma o raíz reservante de modo que todos los tallos extraídos tengan algunas raíces para que la nueva planta pueda enraizar rápidamente. Al llegar a casa removí una franja de terreno que estaba muy cerca de un muro, la aboné con 2 kg. de compost por cada m2 de área, marqué un surco de 80 cm. de ancho y regué abundantemente; luego sembré los tallos enraizados de modo que las raíces coincidan con la zona húmeda del suelo y así asegurar un brotamiento uniforme y evitar que los tallos se deshidraten.
 Extracción de tallos laterales enraizados
Tallos laterales enraizados listos para la siembra
Siembra de tallos laterales enraizados

08 / Septiembre 2015: Deshierbo y aporque. (Día 34)
Aproximadamente, a la quinta semana después de la siembra se realizó el deshierbo porque las malezas alrededor del cultivo habían empezado a crecer rápidamente, para ello, se regó y con el suelo húmedo se extrajeron a mano las plantas desde la raíz para evitar que rebroten, también se aprovechó en extraer las hojas secas de la base de la planta que daban una mala apariencia y no permitían que broten nuevas hojas. Dos días después, cuando disminuyó el exceso de humedad del suelo se acumuló tierra alrededor de las plantas (aporque), con ayuda de la lampa de mano, para estimular su crecimiento y desarrollo, al final se regó abundantemente.

14 / Octubre 2015: Primera Cosecha. (Día 70)
Casi a la quinceava semana de cultivo se realizó la primera cosecha, para esta fecha las plantas tenían un tamaño de 50 cm y poseían entre 6 – 8 hojas bien desarrolladas. Esta actividad se realizó, con ayuda de una tijera, cortando las hojas desde la base dejando la planta solo con las hojas tiernas del centro para que vuelvan a rebrotar. Las hojas cosechadas se deshidrataron (secaron) sobre una bandeja por 7 días y se consumieron en infusión, después de las comidas, por varios días.
 Planta de hierbaluisa en crecimiento y lista para cosecha de hojas

19 / Noviembre 2015: Segunda Cosecha. (Día 106)
La segunda cosecha se realizó casi a la catorceava semana de cultivo, cortando las hojas que habían rebrotado, en este caso las plantas tenían cerca de 50 cm de altura y poseían de 6 – 10 hojas alargadas que empezaban a postrarse sobre el suelo; el rápido desarrollo se debió al incremento de temperatura por el incremento de la temperatura ante la cercanía del verano. La cantidad de hojas cosechadas fue el doble al obtenido en la primera cosecha. Al final se realizó un riego abundante para que estimule el brotamiento de nuevas hojas y así tener mas cosechas durante el año.
_________________________________________________________________________
RECOMENDACIONES
  • La hierbaluisa crece rápidamente por ello si se desea abonar el cultivo se debe realizar a la siembra y cada 3 meses, el mejor abono que se puede utilizar es el humus de lombriz debido a que es de más fácil absorción por las raíces.
  • Durante el crecimiento del cultivo se suelen presentar en las hojas pequeños insectos de  color verde o blanco, estos son los pulgones; para controlarlos se deben realizar lavados a presión continuos (todos los días) y aplicaciones de agua con jabón de lavar ropa; en casos extremos se puede retirar cuidadosamente las hojas o podar los tallos dañados y luego aplicar un abono líquido sobre la parte aérea de la planta con un rociador para estimular su desarrollo.
  • La falta de riego estimula la floración prematura, por lo que no se llegará a cosechar hojas de buena calidad aromática. El riego debe ser uniforme durante todo el cultivo.
  • Si la cosecha no se realiza a tiempo la planta empezará a crecer verticalmente, dejando sin luz a los cultivos vecinos y evitando su desarrollo; por eso se recomienda sembrarlo a los extremos de las parcelas y nunca en el centro.
  • Se debe tener cuidado del filo de las hojas durante la cosecha con las manos, porque puede producir heridas profundas. Por eso se recomienda usar tijeras y guantes de cuero.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

USO DE RESTOS DE CAFÉ MOLIDO EN EL CULTIVO DE PLANTAS

Los restos de café molido son los residuos sólidos que se obtienen del proceso de filtración del mismo dentro de una cafetera para la obtención del zumo concentrado de café, muy apreciado para la preparación de esta famosa bebida que se consume en el desayuno o en altas horas de la noche para mantenerse despierto. El café molido se obtiene de la molienda de los granos secos de café, este es un insumo de un olor muy agradable y fácil de distinguir; además tiene una consistencia de tierra desmoronada lo cual facilita su filtración.
                                                                  Café molido luego de su filtrado

Dada la naturaleza orgánica (fácil de descomponer) de este insumo, los restos de café se pueden utilizar dentro de la agricultura ecológica para proteger a las plantas del ataque de plagas (gusanos de tierra, caracoles y babosas) y como aporte de nutrientes (como el potasio y en menor cantidad de nitrógeno, calcio, magnesio, fósforo, etc.) que la planta puede aprovechar para su crecimiento y desarrollo; Además, aplicado en pequeñas cantidades incrementa ligeramente la acidez del suelo, mejorando las condiciones para la liberación y absorción de algunos micro-nutrientes para que las raíces de las plantas puedan absorberlos (como el hierro, manganeso, cobre, zinc, etc.)

Los restos de café molido se pueden aplicar de diferentes formas, dependiendo del tamaño y el hábito de crecimiento de la planta y del tipo de plaga que se desea controlar. De esta forma lo aplicamos para:

Control de gusanos de tierra, caracoles y babosas: Espolvoreo al contorno de la base del tallo.
Para evitar el ataque de plagas que se comen los brotes de plantas tiernas o recién trasplantadas se debe tomar un puñado y se espolvorea alrededor de la base del tallo; Esto actúa como un repelente natural, pues evita que las plagas que están escondidas debajo de la tierra u hojarasca puedan acercarse a las plantas por su olor fuerte y penetrante. Las aplicaciones se deben realizar cada semana hasta que las plantas tengan un mayor tamaño y los tallos sean mas fibrosos (ya no sean del agrado de las plagas).
Uso de restos de café molido como repelente

Como abono: Espolvoreo durante la preparación del suelo o aporque.
Para incrementar la fertilidad del suelo y promover que el potasio y los micro-nutrientes se encuentren disponibles para su absorción por las raíces de las plantas, se debe espolvorear entre 3 – 5 puñados (alrededor de 150 gramos en estado seco) por cada m2 de área a cultivar durante la preparación (o volteo) del suelo, junto con el abono. También se puede aplicar durante el aporque, espolvoreando un pequeño puñado alrededor de la base del tallo y luego taparlo con tierra usando un pico o una lampa. Al final se riega para que se inicie la descomposición y liberación de nutrientes.
Aplicación de restos de café molido durante la preparación del suelo
Incorporación de restos de café molido 

Importante:
Se debe tomar en cuenta que este insumo no se puede aplicar en grandes cantidades al suelo o al contorno de las plantas, debido a que es muy ácido, lo cual puede producir quemaduras a las raíces y acidificar el suelo con lo que no se podrían liberar gran parte de los nutrientes que necesitan las plantas.

Para una mejor aplicación e incorporación en el suelo se debe aplicar en estado seco, para ello se puede extender sobre una fuente o un plato por algunas horas al sol.

Se puede mezclar con otros residuos de cocina para la elaboración de compost casero, así mismo para reducir su acidez se puede aplicar ceniza de madera o cal de obra.
Incorporación de restos de café molido durante el aporque o cambio de surco

lunes, 9 de noviembre de 2015

CUANDO LOS AJÍES REBROTAN: COMO OBTENER UNA NUEVA COSECHA

Los ajíes vienen a ser un grupo de hortalizas que desarrollan frutos de diversos colores, tamaños y formas que son muy apreciados dentro la gastronomía peruana y por toda persona que guste de acompañar cualquier comida con alguna crema picante.

La ventaja del cultivo de esta hortaliza es que gran parte de las especies de este grupo son perennes, es decir pueden vivir varios años (entre 5 – 7 años), sin embargo, se debe tomar en cuenta que la producción no es constante u homogénea durante todo el año, sobre todo en la ciudad de Lima, que posee un verano cálido y un invierno frío, donde la temperatura influye directamente sobre el crecimiento y desarrollo de la planta.
Planta de ají de dos años de vida en brotamiento

Si observamos el cultivo del ají en la costa central de Perú podremos determinar que la mejor época de siembra se da entre septiembre y noviembre como máximo, pues la planta va a necesitar entre 3 – 4 meses para crecer y empezar su floración, de modo que este momento coincida con la temporada de máxima temperatura del año (verano) que dura entre enero y marzo y así se obtengan mayor cantidad de flores y por ende de frutos. Pero, cuando empieza el otoño y las temperaturas disminuyen ocurre un decaimiento de las plantas; Estas no mueren, pero empieza a disminuir su floración, se caen las flores y hojas, dejando en muchas ocasiones solo los tallos; Esta situación puede durar desde mayo hasta septiembre cuando las temperaturas vuelven a elevarse ligeramente y esto motiva el rebrote de los tallos, es decir, se empiezan a desarrollar nuevas hojas y flores, volviendo la planta a tener un crecimiento acelerado conforme van pasando los meses.
Brotamiento de nuevas hojas después del invierno

Dada las características de crecimiento de este cultivo durante todo el año y buscando siempre una buena producción de frutos durante el verano se deben realizar las siguientes labores de cultivo:
  • Al finalizar el verano, cuando empieza a disminuir la temperatura y se caen todas las hojas de las plantas se debe realizar una poda dejando la base del tallo hasta una altura máxima de entre 20 – 25 cm. sobre el suelo, esto se realiza para controlar el tamaño de las plantas y evitar competencia entre ellas durante el brotamiento.
  • Aunque la planta parezca muerta se debe seguir regando durante el invierno una vez cada 7 – 10 días, siempre evitando inundaciones y que el agua esté en contacto con la base del tallo, para evitar pudriciones.
  • Al observar que los tallos empiezan a rebrotar (septiembre) se debe remover el suelo al contorno de la base del tallo y espolvorear un puñado de algún abono como el compost o humus de lombriz, luego se aporca (amontona tierra al contorno de la base del tallo) y se vuelven a marcar los surcos para facilitar el riego; siempre evitando regar muy cerca de la base del tallo.
Aporque, abonamiento y riego de plantas en brotamiento
  • La frecuencia de los riegos se debe incrementar de modo que facilite el crecimiento de la planta y el desarrollo de flores y frutos.
  • Durante el crecimiento acelerado de la planta, pueden producirse deficiencias de micro-nutrientes que no se mueven con facilidad desde las raíces hasta los frutos ocasionando manchas oscuras, como es el caso del calcio, para evitar esta deficiencia se debe abonar cada 7 – 10 días con un abono líquido sobre las hojas, este abono líquido puede ser un biol.
  • Durante este crecimiento acelerado también se suelen presentar diversas plagas como los ácaros y los pulgones que deforman las hojas jóvenes y los frutos; para controlarlos se debe aplicar azufre en polvo sobre los brotes y macerado de ortiga con jabón de lavar ropa, respectivamente. Asimismo se debe extraer con la mano los gusanos o larvas de polillas o mariposas que se estén comiendo las hojas o los frutos.
  • La cosecha oportuna de los frutos durante el verano estimulará el desarrollo de nuevas flores. Para ello, no hay que esperar a que cambien totalmente de color de verde a rojo, amarillo, anaranjado, etc. Sino cuando empiecen a virar ligeramente de color; siendo este momento cuando llegan a desarrollar mayor concentración de sabor picante o picor.
Planta de ají en fructificación