sábado, 21 de noviembre de 2015

PREPARACIÓN DE CABEZAS DE CEBOLLA CHINA PARA LA SIEMBRA

La cebolla china es una hortaliza muy apreciada dentro del biohuerto por su facilidad de cultivo durante todo el año (en Lima) y además, dado su tipo de crecimiento erecto o vertical no produce competencia por el espacio con otros cultivos hortícolas.

Restos de cocina de cebolla china
La cebolla china se propaga o multiplica de dos formas; la primera es de forma sexual a través de semillas, las cuales son relativamente difíciles de conseguir, además desde la siembra hasta la cosecha hay un periodo de entre 5 – 6 meses y por otro lado se encuentra la forma asexual, a través de los bulbos o cabezas, los cuales son mas fáciles de conseguir y crecen mucho mas rápido, pues desde la siembra hasta la cosecha pueden transcurrir entre 3 – 4 meses. De allí la importancia de saber preparar estos bulbos para ser usados como semillas y así obtener una cosecha en el menor tiempo posible.

La siembra directa de estos bulbos así como los recibimos o encontramos no es siempre exitosa, pues estos se pudren y no brotan del suelo, por ello, es necesario realizar algunas actividades previas a la siembra como son:

Corte de raíces 
Al recibir los bulbos cortados de entre 3 – 5 cm. de tamaño (a mayor tamaño mayor posibilidad de brotamiento) es necesario cortar el exceso de las raíces con unas tijeras, esto se realiza porque dentro del suelo húmedo los bulbos van a formar nuevas raíces, por lo que las antiguas van a dejar de ser funcionales y van a morir, marchitándose y pudriéndose, de modo que pueden atraer hongos y bacterias que pueden infectar a las plantas. El tamaño de las raíces que se debe dejar en los bulbos no debe ser mayor de 0.5 cm.

Lavado de cabezas 
Después de cortar las raíces, se pueden separar las cabezas en grupos de 2 – 4 bulbos, para tener mayor cantidad de plantas, aunque se debe tener en cuenta que mientras mas bulbos pegados o unidos se siembren, habrá mayor probabilidad que prendan y que enraícen mas rápido.

Es bueno lavar las cabezas de cebolla china para eliminar los excesos de impurezas como tierra, piedras, paja y la presencia de plagas pequeñas (Chinches, gusanos, etc.) El lavado consiste en el remojo en agua por algunos minutos, luego se refriegan ligeramente los bulbos para facilitar la extracción de tierra, siempre evitando que se separen. Al final se extienden los bulbos sobre un plástico o sobre hojas de papel periódico ubicados en un lugar que no reciba la luz directa del sol (bajo un techo) por 4 – 5 días, de modo que se deshidraten, es decir que pierdan humedad y se cierren las heridas causadas por los cortes de las hojas y raíces. Este secado es importante porque va a ayudar a la cicatrización o curado de los bulbos de forma natural y se va a evitar el ingreso de microorganismos o plagas dañinas; además al sembrar los bulbos ligeramente deshidratados se va a reducir el problema de las pudriciones las cuales son ocasionadas por el exceso de humedad del suelo, de los bulbos y del ambiente (lluvias o neblinas).

Secado y brotamiento de cabezas
Con el paso de los días, incluso a partir del primer día, se va a observar que los bulbos empiezan a desarrollar nuevas hojas las cuales van a crecer buscando la luz por lo que se pueden deformar si es que nos tardamos en sembrarlas; por ello, se recomienda  sembrarlas como máximo después de 5 días de secado y brotamiento. Durante este periodo se deben eliminar las cabezas que empiecen a desarrollar una masa algodonosa blanquecina o se pudran, porque indicarían la presencia de hongos o bacterias.

Siembra y emergencia de hojas





Para realizar la siembra se debe hacer un agujero de 5 cm. de profundidad en la zona húmeda del suelo y colocar los bulbos de modo que se puedan tapar con la tierra, es decir que estén bien cubiertos. Después se deben realizar riegos ligeros cada 3 – 5 días dependiendo del clima, así empezarán a brotar las hojas y se formarán nuevas plantas de este cultivo.

1 comentario: