miércoles, 27 de abril de 2011

¿POR QUÉ MI PILA DE COMPOST HUELE MAL?

Después de buscar información en todo sitio sobre cómo elaborar compost, te decidiste por empezar con esta actividad, al cabo de un tiempo empezaste a notar que la cama compostera despedía un olor nauseabundo, es allí donde te haces la pregunta: ¿qué fue lo que hice mal?


Tratando de resolver esta interrogante, se debe recordar en primer lugar que la elaboración de compost es un proceso aeróbico, lo que significa que requiere de oxígeno para que los microorganismos encargados de este proceso puedan alimentarse de los residuos orgánicos y eliminen sustancias más simples que van a ser fácilmente absorbidas por las raíces de las plantas.


Para iniciar el proceso de descomposición o fermentación se requiere de aire, agua, sustratos de fácil descomposición y microorganismos descomponedores; cuando falta el aire (fuente de oxígeno) la descomposición no se realiza adecuadamente, por lo que intervienen otros microorganismos que modifican el mecanismo de descomposición. Esta descomposición es conocida como butírica y realizada por acción de bacterias de la especie Clostridium butyricum en ausencia de oxígeno y se característica por la aparición de olores pútridos y desagradables.


Por lo general en los primeros días después de la instalación de las camas el mal olor va a ser recurrente, porque recién está empezando el proceso de descomposición, sin embargo, en cuestión de días (si es que se hizo una adecuada elaboración) este olor va a disminuir; Si esto no llegar a ocurrir se debe evaluar la causa y tratar de corregirla lo más pronto posible, esto se logra haciendo que el aire pueda circular por dentro de la cama de compost, en especial en la parte central que es donde menos aire recibe, para ello:


En primer lugar, al momento de la elaboración de la cama se debe abrir en el centro un agujero (de modo que la cama quede como una dona) para que el aire pueda entrar y salir sin ningún problema. Además, si se desea se puede enterrar un tubo grueso con orificios grandes en la parte lateral inferior para que el aire pueda movilizarse por el tubo hasta la parte central de la cama a manera de chimenea.


Las camas de compost no deben ser muy altas, porque por su propio peso se tienden a compactar en la parte central, impidiendo el paso del aire, la altura máxima no debe de pasar del 1.20 m, además para evitar esto también ser debe colocar cada dos capas de residuos orgánicos una capa de paja, así en cada cama deben haber de 3 a 5 capas de paja.


Los volteos deben realizarse continuamente cada 2 a 3 semanas, dependiendo de la cantidad de compost a elaborar y además, si empiezan a aparecer los malos olores se debe realizar cada semana hasta que el mal olor disminuya.


Se puede aplicar cal o ceniza entre las capas o sobre la cama, este insumo sirve como desinfectante y repelente de moscas, evitando que estas pongan sus huevos y salgan las larvas convirtiéndose en un foco de enfermedades .



ARTÍCULOS RELACIONADOS

  1. ABONAMIENTO Y ELABORACIÓN DE ABONOS
  2. PROBLEMAS DE LAS PLANTAS EN LA AGRICULTURA URBANA
  3. ¿POR QUÉ MIS PLANTAS NO EMERGEN DEL SUELO?

No hay comentarios:

Publicar un comentario